Bendición Sacerdotal

“Jehová te bendiga y te guarde. Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz.” Números 6:25-26

Dios puso a la tribu de Leví como responsables del servicio en su Casa, y levantó sacerdotes entre las familias de esta tribu, para que ministraran ante Él y para el pueblo de Dios. Por tener el antiguo Israel un gobierno teocrático, los sacerdotes tenían mucha influencia en el gobierno, es más antes de la época de los reyes, ellos regían y en algunas épocas fueron determinantes en el futuro de esta nación, tal el caso de el sacerdote Samuel. Pues bien, fue tan cuidadoso Dios en esta actividad, que hasta decretó la forma como, estos siervos de Jehová, debían bendecir al pueblo. Después de la venida de Jesucristo y de su regreso al Reino, deja establecido en las epístolas de sus apóstoles, los ministerios que operarían en la iglesia, y, los cuales son: pastores, evangelistas, maestros, apóstoles y profetas. (Al listarlos no establecemos jerarquía). Entonces, si bien hay muchas formas de bendecir a la iglesia, esta que decretó Jehová, es digna de estudiarse, y antes de hacerlo, revisemos una profundidad de la posición de nosotros, todos sus hijos.
Para hacerlo, leamos lo que el apóstol Pedro dice en el capítulo 2, versículo 9 de su primera epístola. “Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” (El subrayado es mío). En el contexto del nuevo testamento la actividad sacerdotal es extendida a todos, interpretación que en ningún momento atenta contra la jerarquía de la iglesia. Veamos como se aplica. El diccionario de Encarta dice del sacerdocio: “Consagración activa y celosa al desempeño de una profesión o ministerio elevado y noble.” Entonces, nosotros somos sacerdotes para nosotros mismos al consagrar nuestro culto a Dios, y somos responsables de procurar todos los esfuerzos para mantener una relación con Dios de consagración y santificación. Al pensar en la familia, la Biblia es clara en otorgarle el sacerdocio al padre de familia, y es de interpretación tan delicada que el apóstol Pablo en Efesios 5, compara el sacrificio de Cristo, con el que hace el esposo por su esposa, claro, él mismo dice que es un misterio, y que el sacrificio del Hijo de Dios, tiene una diferencia con el del esposo, y esta es por la trascendencia universal del de Cristo. Pero, en el escenario pequeño de la pareja y de la familia, el esposo es responsable de consagrar activamente y celosamente, su función de jefe de familia, a fin de que esta lleve a todos los miembros a una relación de consagración y santificación hacia Dios. ¡Vaya tarea! Para finalizar con la aplicación, diremos que todos tenemos responsabilidad con los miembros del Cuerpo de Cristo, de ejercer un sacerdocio uno con otro.
Como vemos la extensión de esta actividad es impresionante, y, esta bendición sacerdotal cobra una importancia que obliga a meditar sobre ella. Lo primero que debemos apreciar, es que es una declaración audible y efectuada con la boca utilizando el poder de las palabras, es decir, es declarar a favor de los demás, no pensarlo, es hablarlo y hablarlo de tal manera que al que se quiere bendecir lo oiga. ¿Lo adoptamos como saludo? Ahora analicemos su contenido. “Jehová te bendiga y te guarde”, las bendiciones de Dios se originan en el lugar de ‘las riquezas en gloria’, desde donde se decretó todo lo que existe, desde donde se planeó y se ejecutó la derrota de la muerte y del enemigo de Dios, y, ¡ojo! en donde está el ejército más poderoso del universo. ¡Ah!, que tremendo y esperanzador. Sigamos. “Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia” El rostro de Dios es imponente y resplandecer en alguien, es llenarlo de la fuente de Luz, y empuja toda la oscuridad. Y en esta forma tendrá misericordia que es el ejercicio del amor a través de la compasión. “Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz.” ¡Vaya final!, es declarar la paz que sobre pasa todo entendimiento, y además el rostro de Dios nos levantará. Esto, dicho a ti, a tu esposa, a tus hijos, a tu familia y a los demás, ¿te das cuenta?

¿Ves?, ¡qué grande es tu responsabilidad!
Oscar Eugenio Dubon Palma, el tal Tachus, declarando esta bendición para sus lectores.

Visita mi sitio web:

http://oscardubon.com

Para más información visita www.liderazgojuvenil.com.

2 respuestas a Bendición Sacerdotal

  1. guillermo galan dijo:

    es una gran bendicion esta enseñanza, sobre la bendicion sacerdotal que pone a pensar y analisar profundamente.
    gracias por que e aprendido algo nuevo y muy edificante para mi copmo sacerdote de mi casa y del revaño que DIOS nos apuesto en nuestras manos voy a com´partirlo con toda la iglesia , lo que yo recivo lo comparto para que otros tambien aprendan. gracias mis hermanos DIOS LES BENDIGA POR ESTA GRAN BENDICION.

    GUILLERMO

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.